Descubriendo el programa PAPMI®, una revolución para la crianza

Este programa ofrece herramientas interesantes a padres y madres.
Papmi

Somos muchos los padres y madres alrededor del mundo que nos encontramos de golpe con el reto de criar a un hijo.

¿Por dónde empezar? La cantidad de conocimientos que requieren esta crianza no se aprende en dos días, y podemos sentirnos abrumados por esta responsabilidad.

PAPMI®, un programa para hacer más fácil el reto de la crianza

Por suerte, en los últimos años un equipo de investigadores de la Universidad de Valencia ha desarrollado un complejo programa, PAPMI®, que nos ayuda a dotarnos de herramientas y conocimientos con los que salir exitosos en esta ardua tarea.

Hemos conversado con la psicóloga Patricia Sánchez Merino, de Centro TAP, para conocer más profundamente en qué consiste este programa y de qué forma marca un hito en el mundo de la crianza y de la psicología del desarrollo.

Centro TAP
Imagen de las instalaciones de Centro TAP, donde ponen en práctica este novedoso programa dirigido a padres y madres.

Bertrand Regader: ¿Qué papel juega el apego en el desarrollo psicológico de los bebés?

Centro TAP: El apego es un hito fundamental en el desarrollo humano porque tiene un papel esencial a la hora de asegurar la supervivencia.

Se manifiesta en las conductas de búsqueda de proximidad y contacto con la figura principal en momentos en que se siente estresado. De este modo, asegura su protección. Si el niño ha desarrollado seguridad emocional o un apego seguro, se sentirá más tranquilo para explorar el entorno, tanto social como físico. Por tanto, el desarrollo de otras áreas como motricidad, lenguaje, etc. se verá más estimulado.

La seguridad emocional se construye en el seno de la relación materno-infantil, o con el cuidador primario. Así que la crianza va más allá de asegurar el desarrollo físico de los bebés. El desarrollo afectivo es fundamental para su bienestar emocional tanto en el presente como en el futuro.

¿El hecho de desarrollar un tipo de apego u otro puede tener diferentes repercusiones al llegar a la adultez?

Efectivamente, las investigaciones indican que las experiencias de relación vividas por los niños y niñas les llevan a desarrollar una idea o 'representación mental' de lo predecible que es la figura del adulto que le cuida.

Por tanto, según esto acudirá a ella en momentos de estrés para obtener el confort que esta figura le proporcionará, reducir su malestar y volver a explorar. Esto describe, a los niños que tienen una experiencia de relación sintonizada a nivel emocional y desarrollan su apego seguro. Los estudios indican que estos niños manifiestan más competencia social en sus relaciones, y menos probabilidad de problemas emocionales en infancia y adolescencia. La seguridad emocional puede funcionar como un factor protector frente a las adversidades.

Existe un porcentaje en la población en el que hay una falta de entendimiento emocional entre el bebé y su figura cuidadora, esto puede llevar a que el niño, al llegar a ese hito de su desarrollo, genere en base a su experiencia, ciertas inseguridades que se manifiesten en apegos no seguros. Los estudios indican que estos niños en su infancia y adolescencia tienen menos competencia social y también un mayor riesgo de manifestar problemas comportamentales y emocionales. Evidentemente, también hay casos, afortunadamente los menos, en los que los bebés sufren experiencias traumáticas que dejan una huella emocional que les predispone a desarrollar problemas más serios, pero que son susceptibles de cambio si las condiciones también cambian favorablemente.

El desarrollo de un ser humano es muy complejo y responde a múltiples vectores. Lo deseable es promover relaciones saludables. En la primera etapa de la vida las experiencias socio-afectivas se anclan en las bases del desarrollo. Sin embargo, hay que ir cubriendo etapas, una primera infancia con seguridad emocional es deseable y hay que ayudar a las madres y padres con la crianza. Esto prepara para una adolescencia sanamente turbulenta en la que el individuo asiente su identidad. Una adolescencia sana prepara para una vida adulta lo más plena posible. Paso a paso, los equipajes de una etapa facilitan o entorpecen la siguiente.

¿De qué manera contribuye el programa PAPMI® a que los niños y niñas crezcan de una manera saludable en cuanto a su desarrollo emocional y cognitivo?

Sabemos que la crianza no es un período fácil, puesto que son muchas las adaptaciones individuales y colectivas que se tienen que llevar a cabo ante la llegada del bebé.

Son muchos los padres y madres que buscan apoyo e información en el entorno con la llegada de su hijo o hija, pero esta información no siempre les sirve, muchas veces no encaja con el modelo de parentalidad que quieren ejercer… Otras veces reciben información contradictoria por lo que resulta muy difícil adivinar cuál es la mejor opción. También sabemos que no toda la información en internet es válida y/o contrastada porque en ocasiones son opiniones personales no fundamentadas más que en la propia experiencia de cada uno, que pueden servirnos o no.

En PAPMI® acompañamos a los padres y madres en lo individual, con una metodología científica contrastada empíricamente, y a la medida de cada familia. Es un servicio que procede de la transferencia de conocimiento. El PAPMI® lo desarrolló la Dra. Cerezo en la Universitat de València y ahora los padres pueden contar con él tanto en Valencia (en IPINFA, empresa spin off de la Universitat) como en Madrid, en nuestro centro.

Vemos con ellos a lo largo de los primeros meses de vida lo que se encuentran en el día a día de sus bebés, pero no atendiendo sólo a su hijo o hija, sino a las madres y padres como protagonistas también del proceso de crianza. Además de atender a los progenitores en la crianza, evaluamos a los bebés y valoramos los hitos evolutivos según su edad, y hacemos el seguimiento de su desarrollo emocional y apego.

¿Cuáles son los beneficios de contar con la ayuda de psicólogos dando apoyo a los métodos de crianza de los padres y madres?

Patricia Centro TAP
Las fundadoras de Centro TAP, con sedes en Valencia y Madrid.

Sin duda, como decíamos, el Programa PAPMI® (Programa de Apoyo Psicológico P/Materno-Infantil) ofrece a los padres información profesional, científica, pero a la vez cercana, para que puedan desarrollarse en su rol de padres y madres con disfrute y tranquilidad, como decimos, la tranquilidad de saber que están haciendo lo mejor para sus bebés.

Éstos mejoran el conocimiento sobre su bebé, se aclaran dudas, se ajustan expectativas, se tiene un feedback sobre ciertas prácticas y se tiene una orientación sobre qué hacer. Además, es un espacio donde los cuidadores pueden compartir sentimientos relacionados con la crianza, de tal manera que acompañamos a resolver posibles emociones como dudas, inseguridades, y miedos. Los beneficios por tanto son los de contar con información profesional y contrastada por parte de profesionales especializados en la materia, a la vez que cuentan con un acompañamiento emocional en la crianza.

En vuestra experiencia, ¿cuáles son las principales preocupaciones y necesidades que presentan quienes se interesan por el PAPMI®?

Muchas madres y padres que acuden a PAPMI® en nuestro centro entienden que, de la misma manera que durante el embarazo y el parto se han visto acompañados por figuras profesionales como el ginecólogo, la matrona o el pediatra, desean continuar con los criterios profesionales de las psicólogas formadas en el programa. Algunos se estrenan en la crianza, pero otros no, y acuden para gestionar la crianza, esta vez en otro contexto, ahora hay más familia, hermanitos, tiempos diferentes...

Como el programa se desarrolla a lo largo de los primeros 18 meses de vida del bebé con un formato cerrado de sesiones, las consultas que nos llegan son de todo tipo, dependiendo del momento de desarrollo y las casuísticas del bebé, pero tienen que ver con dudas sobre sueño, alimentación, rutinas, llanto del bebé, etc… pero en muchos casos, sobre la adaptación al bebé, agotamiento, la acomodación de la pareja a la nueva situación, o dificultades individuales que los miembros de la pareja en encuentran en el proceso de crianza.

Finalmente… ¿podrías dar algunos consejos básicos de crianza para facilitar que los pequeños gocen de estabilidad emocional?

  • Pasar tiempo con los bebés y en este tiempo incluir ciertos períodos de relación cara a cara. No es necesario mucho porque se agotan pronto. Estamos hablando de periodos de cinco minutos en bebés de 3 meses y varía según la edad. En estos momentos se trata de escuchar y conectar con gestos y sonidos a lo que hace el bebé dejándole espacio para comunicarse. Ser capaz de identificar las necesidades del bebé y saber cómo cubrirlas en cada etapa de desarrollo con tu hijo/a, favorecerá el desarrollo de un apego

  • La crianza puede ser una ocasión única para nuestro desarrollo personal. Es importante ser capaz de identificar como madres y padres cuáles son nuestras fortalezas con el fin de poder potenciarlas y generar cambios para minimizar las debilidades.

  • Evidentemente no tenemos que ser expertos en el desarrollo de los bebés, pero estar bien informados nos permitirá ajustar expectativas, tener un mejor manejo de las situaciones o poder estimular para un mejor desarrollo de nuestros bebés. Esa información en el contexto personalizado de las visitas a PAPMI® la pueden encontrar en Madrid en Centro TAP. Normalizando así el seguimiento y control del desarrollo socioemocional del bebé, del mismo modo que hacen con el control pediátrico de su salud física.

  • Los niños y niñas van a mostrarnos diferentes demandas en función de sus necesidades con respecto al hambre, el sueño, la compañía, el juego…. Ser capaz de acompañar al bebé en la regulación de estas necesidades es una tarea principal de la p/maternidad. A este fin ayuda extraordinariamente contar con orientación personalizada de especialistas como los de PAPMI®.

  • Para que los niños aprendan a gestionar sus emociones negativas, necesitan que sus padres estén tranquilos y muestren que saben regularse emocionalmente también. Eso permite que los conflictos se manejen adecuadamente y la relación sea más fluida. Por lo tanto, debemos fortalecer esos aspectos en nosotros si creemos que las situaciones nos desbordan.

  • Hay que ser consciente de que en la crianza siempre hay incertidumbre. Nunca vamos a poder tener control sobre todo lo que sucede. Sin embargo, navegar en esas aguas inciertas se hace más fácil si contamos con el apoyo y la información de las profesionales de PAMPI®.

Bertrand nació en Barcelona en 1989. Es Graduado en Psicología por la Universitat de Barcelona, con especialización en Psicología Educativa. También terminó estudios de posgrado en Economía por la Facultad de Economía y Empresa de la Universitat de Barcelona. Fue Director Digital de las revistas Mente Sana y Tu Bebé y Saber Vivir en la editorial RBA. Actualmente es Director de Psicología y Mente, la mayor comunidad en el ámbito de la psicología con más de 20 millones de lectores mensuales.