Fernando Huerta: «La Inteligencia Real Aplicada elimina sesgos y bloqueos y nos permite volver a ser felices»

Hablamos con un referente de la psicoterapia en España.
Fernando Huerta

El mundo de la psicoterapia sigue siendo un gran desconocido. Además del tabú que supone todavía hoy en día la salud mental, debemos sumar el desconocimiento generalizado acerca de cómo funciona un proceso terapéutico y qué beneficios podemos obtener con él.

De hecho, muchas personas que acuden a terapia por primera vez se sorprenden al percibir que no solo mejoran en el ámbito que era motivo de consulta (la ansiedad, una ruptura, el estrés...), sino que desarrollan ciertas habilidades relacionadas con el autoconocimiento que les refuerza en muchos aspectos de su vida diaria.

Entrevista a Fernando Huerta Moreno: psicoterapia e Inteligencia Real Aplicada

Para conocer más en profundidad el proceso de psicoterapia hemos conversado ampliamente con Fernando Huerta Moreno, uno de los psicólogos más reconocidos de Madrid. Con él, además, descubriremos la Inteligencia Real Aplicada, un método cognitivo para ayudar a los pacientes a retomar la confianza en sí mismos.

Bertrand Regader: Con tu experiencia como psicólogo, ¿piensas que cuando una persona deja de tener problemas psicológicos, ya es feliz?

Fernando Huerta: Pienso que no. Cuando una persona no tiene problemas psicológicos lo que deja es de sufrir por la patología que tenía, es decir, no tiene el malestar que le limitaba y castigaba, ya que quitamos las causas que le producían estas dos cosas. Es cierto que eso produce un gran alivio y una sensación de bienestar, puesto que desaparece el sufrimiento, y también su vida se amplía en todos aquellos temas en los que su problema no le dejaba desarrollarse bien y con normalidad, pero eso no significa que ya sea feliz, pues este es un tema mucho más complejo que incluye multiplicidad de factores vitales en todos los ámbitos.

Cuando una persona tiene por ejemplo ansiedad generalizada, casi siempre está castigada por el temor ante una amplia gama de situaciones, desarrolla alertas que le lleva a tener ansiedad para poder controlar todo aquello que piensa que le puede ocurrir, sufre de forma importante no sólo por la ansiedad, sino por estar visualizando en su cerebro de forma anticipada todo aquello que cree que le puede ocurrir, con lo que la tasa de malestar entre la ansiedad y los contenidos negativos es muy alta. No obstante después de solucionar el problema, al principio siente una sensación muy potente y agradable, pero eso, pasado un tiempo no le lleva directamente a un estado de felicidad personal.

¿Cómo definirías la felicidad?

La felicidad realmente depende de que el número y la intensidad de los refuerzos externos e internos, supere al número e intensidad de castigos internos y externos en el día, en el mes, en el trimestre y así sucesivamente. Es una cuestión de contabilidad, de los que nos gestionamos en el exterior y su valoración, así como de lo que pensamos e interpretamos en nuestro interior. Podríamos decir también que es que tengamos cotidianamente ilusiones, motivaciones y valoración de las nuestras gratificaciones, sin que haya miedos ni sufrimientos gratuitos y absurdos, en la vida externa y en nuestro interior.

Si nos creamos una vida equilibrada y la sabemos apreciar cada día, y además tenemos buenos pensamientos tanto del pasado, como del presente y del futuro, la contabilidad nos saldrá bien y seremos felices. Pero si por nuestros errores en resolución de problemas y toma de decisiones, nos generamos una existencia desequilibrada, y también generamos pensamientos negativos en los tres tiempos, tanto del contenido que recordamos en memoria, como de lo que interpretamos en nuestro día a día, así como en las expectativas de nuestro futuro, seremos casi con toda probabilidad irremediablemente infelices.

Fernando Huerta Moreno

La Psicología y el Coaching son dos disciplinas que se asocian al bienestar emocional de las personas.

Normalmente no es así para la mayoría de la población, pues se tiene una atribución externa del bienestar psicológico y de la satisfacción personal, la creencia general en los sujetos se suele achacar mucho más a factores externos que internos para sentirnos bien. Se piensa con demasiada frecuencia, que el malestar se debe a que no tengo el piso que deseo, o una pareja de este tipo, o que mi hijo haga lo que a mí me gustaría, y así con infinidad de cosas relacionadas con variables externas.

Sin embargo, cuando se consigue aquello que se anhelaba, si tenemos un problema psicológico, el malestar sigue estando, con lo que aún nos sentimos peor porque ya no encontramos explicaciones, esto en lo referente a la psicología clínica. En cuanto al coaching, hay que calcular bien las metas que queremos y el coste asociado a pagar por conseguirlas y mantenerlas, ya que éstas han de estar siempre priorizadas por una rentabilidad personal en ambos casos. Además hay que pensar en objetivos sensatos, que estos no sirvan para fomentar un problema psicológico que tengo, del que no soy consciente, como puede ser el control de peligros de la gente que quiero, o eliminar de forma irracional la probabilidad de tener una enfermedad mortal, porque estaremos reforzando un cuadro obsesivo en el primero, e hipocondríaco en el segundo.

El bienestar depende sobre todo de tener dominados nuestros virus de software por una parte para que no nos generen malestar, es decir cualquier tipo de patología, y eso se hace con psicología clínica. También hay que saber hacer una correcta gestión tanto de nuestra vida como de nuestra mente, lo que verdaderamente no es una tarea fácil, en un mundo como tan complejo como el actual con los pocos recursos internos que tenemos de origen.

Nuestro cerebro es muy antiguo de base fisiológica para el siglo XXI, ya que no ha evolucionado prácticamente nada en 100.000 años, muy complicado como sistema, y encima está lleno de datos tanto de psicopatología como de cálculo de rentabilidad falsos, y lo peor de todo, es que no sabemos que tenemos esos virus, y esos contenidos erróneos; por eso necesitamos, tanto antivirus, como programas complementarios para sentirnos bien y ser felices.

¿Cuáles crees que son las diferencias principales entre un proceso de coaching y un proceso de psicoterapia?

El proceso coaching es más bien la búsqueda del bienestar mediante la consecución de metas que queremos, ya sean personales internas; como mejorar la autoestima, saber manejar las relaciones sociales, autoconocimiento psicológico…, y también externas; progresar en el trabajo, obtener una pareja adecuada, compaginar la vida personal y la laboral…, para esto se aplican estrategias correctas mediante un entrenamiento progresivo y eficaz.

La psicoterapia es más precisa y concreta, evalúa qué nos pasa y porqué, se enseñan técnicas y se aplican al problema psicológico, siendo estas elegidas y ajustadas, en función de las variables de cada persona y de su personalidad, hasta que remiten y desaparecen los síntomas. Además se trabaja la base estructural y la personalidad, para no sólo conseguir cambios en el corto plazo, sino en el medio y el largo, temas que suelen requerir generalmente un pequeño mantenimiento para evitar recidivas no deseadas.

¿Cuándo sabes y detectas que es mejor usar coaching o terapia?

La patología es algo que se detecta con cierta facilidad si eres psicólogo clínico y psicopatólogo. Se aprecian enseguida tanto signos como síntomas que te indican que le ocurre al cliente, tanto si tiene un problema, como qué tipo de problema es, y se aborda el asunto, pero dentro de ese proceso también hay que trabajar metas externas e internas, aunque evidentemente se le dedica más tiempo y esfuerzo al primer tema que al segundo, pero luego son casi sincrónicos a medida que se va avanzando en el tratamiento.

Si ves que un cliente no tiene patología, lo que se hace directamente, es ir a valorar y ordenar sus metas de mayores a menores por orden de importancia, y de mayor rentabilidad a menor para su vida; ya sean de tipo psicológico o pragmático, siempre observando las fortalezas y debilidades del cliente y del entorno, para quitar vulnerabilidades, aprovechar el potencial del cliente, y también las oportunidades del entorno, maximizando así los resultados.

Por lo tanto, ¿consideras que son complementarios?

Claro, son claramente complementarios, ya que es muy difícil que una persona que viene a coaching no tenga ningún tipo de problema que le está afectando en sus objetivos personales, y por supuesto que cuando tratas una persona un problema psicológico, has de conseguirle metas porque hay que equilibrar su vida en todos los aspectos, obteniendo así bienestar global.

Eres pionero en la creación y la aplicación de la Inteligencia Real Aplicada, ¿en qué consiste exactamente? ¿Qué lo diferencia de otros métodos que buscan ayudar a las personas a ser felices?

La Inteligencia Real Aplicada es un sistema explicativo y de corrección del pensamiento y la acción, creado después de muchos años de estudio, observación y trabajo en psicoterapia y coaching, en el que se han detectado muchos de los sesgos y bloqueos tanto ideacionales como comportamentales de las personas, los cuales no nos dejan pensar y actuar correctamente en nuestras vidas, y por lo tanto ser felices.

Lo que hacemos es ver qué sesgos tiene ese sujeto en el procesamiento de información y cómo le afectan, y los bloqueos que hace ese individuo en sus conductas y las consecuencias que tienen, cuáles de los programas están afectando; para posteriormente explicarle lo que ocurre y por qué, y así modificar mediante aprendizaje tanto los unos como los otros, obteniendo una vida más viable y rentable en términos personales, externa e internamente.

Se distingue en que nos ayuda a percibir, qué datos de cada programa, tanto genético, como cultural y patológico son falsos, cómo nos están dañando en la vida, pudiendo corregir conceptos y comportamientos equivocados, y cambiar esos contenidos falsos por verdaderos, dándole posibilidad de pensar y actuar de forma alternativa y eficiente en su vida, tanto en su interior como en las respuestas externas, y así conseguir mayor bienestar, satisfacción y felicidad.

Bertrand nació en Barcelona en 1989. Es Graduado en Psicología por la Universitat de Barcelona, con especialización en Psicología Educativa. También terminó estudios de posgrado en Economía por la Facultad de Economía y Empresa de la Universitat de Barcelona. Fue Director Digital de las revistas Mente Sana y Tu Bebé y Saber Vivir en la editorial RBA. Actualmente es Director de Psicología y Mente, la mayor comunidad en el ámbito de la psicología con más de 20 millones de lectores mensuales.