Enfermedades
| por Xavier Rico Garófalo

Síndrome de Cushing: causas, síntomas y tratamiento

El descontrol hormonal puede afectar a todo el cuerpo y la mente. Lo explicamos aquí.
Síndrome de Cushing

Las hormonas tienen funciones vitales en nuestro organismo, ya que nos ayudan a señalizar procesos y coordinar la actuación de diferentes sistemas vitales. ¿Qué ocurre cuando una hormona no para de expresarse? ¿Cómo de grave puede llegar a ser una disregulación hormonal?

En este artículo hablaremos sobre el Síndrome de Cushing, una patología hormonal que afecta a entre 40 y 80 personas por cada millón de habitantes anualmente, la mayoría de estas mujeres (3 de cada 4 afectados) y descubriremos algunos de los efectos que pueden tener las hormonas en nuestro cuerpo.

¿Qué es el Síndrome de Cushing?

El síndrome de Cushing se manifiesta cuando el afectado está expuesto constantemente a cantidades de glucocorticoides (hormonas esteroideas) superiores a las que genera nuestro cuerpo en condiciones normales. Esto provoca desajustes en multitud de sistemas de nuestro cuerpo, ya que estas hormonas tienen una gran cantidad de tejidos con los que interactúa para variar su función.

En pacientes con síndrome de Cushing encontraremos una alta presencia de cortisol, una hormona esteroidea secretada por las glándulas suprarrenales, que es la causante de la sintomatología. En la mayoría de casos, esto ocurre por un desajuste en el órgano que se encarga de controlar la producción de cortisol: La hipófisis, también conocida como glándula pituitaria, que se encuentra en el cráneo junto al hipotálamo.

El papel de la hipófisis en este caso es el de controlar la producción de cortisol, mediante la hormona adrenocorticotropa (de ahora en adelante HACT, en inglés ACTH), que estimula las glándulas suprarrenales para que a su vez liberen cortisol. La hipófisis se encarga de mantener la producción de cortisol regulada en concordancia con los ritmos circadianos, siendo mayor la producción de HACT al despertarnos que al acostarnos.

En condiciones normales, también podemos ver un incremento en la producción de cortisol cuando estamos expuestos a estrés. En cambio, una persona con síndrome de Cushing tendrá niveles muy superiores de cortisol en sangre de forma constante, lo cual puede acabar provocando una gran variedad de síntomas, que tratamos a continuación.

Síntomas

Los síntomas más claros y visibles del Síndrome de Cushing son aquellos relacionados con un rápido aumento de peso que sigue un patrón de distribución central, es decir, afecta principalmente a la cabeza, el cuello y el torso de los pacientes.

Esto deriva en la llamada “cara de luna”, o un engorde de la cara de los pacientes, así como también la acumulación de grasa en la parte superior de la espalda, causando una especie de joroba.

Al ser un síndrome hormonal, podremos observar una gran variedad de síntomas, entre ellos:

  • Sistémicos: Cansancio, aumento de peso
  • De pelo, grasa y piel: Caída de pelo, aumento del vello (hirsutismo), estrías
  • Psiquiátricos: Ansiedad, depresión, deterioro de la memoria
  • Infecciosos: Sistema inmune deprimido por el cortisol
  • Metabólicos: Diabetes, piedras renales
  • Cardiovasculares: Hipertensión, Mayor tendencia a formar trombos
  • Reproductivos: Impotencia, infertilidad
  • Musculoesqueletales: Debilidad en músculos proximales, dolor de espalda, descalcificación ósea

Causas

Como hemos comentado anteriormente, la causa de los síntomas en el síndrome de Cushing es la presencia de cantidades excesivas de cortisol en sangre. Esto puede ocurrir por vías exógenas o endógenas (producidas por nuestro cuerpo) según el origen de los corticoides.

1. Exposición a glucocorticoides exógenos

Pacientes que reciben medicación esteroidea para disminuir los efectos del sistema inmune, como los receptores de trasplantes o aquellos que necesitan medicación antialérgica.

Recientemente se ha llamado la atención sobre las cremas blanqueadoras de la piel,comunes en Asia y África, ya que pueden contener corticoides. El uso de estas cremas es constante y en amplias zonas de la piel, lo cual aumenta el riesgo de incrementar la cantidad de glucocorticoides en sangre.

2. Tumores que aumentan la cantidad de cortisol en sangre

Son tumores que pueden afectar directamente a la hipófisis o a las glándulas suprarrenales, causando la disregulación de las diferentes hormonas.

Los tumores hipofisarios son normalmente demasiado pequeños para tener un efecto negativo en los pacientes y son relativamente comunes, pero los de gran tamaño son capaces de dar pie al síndrome de Cushing. También existen tumores capaces de segregar HACT o cortisol, sin tener que estar asociados a los órganos que comúnmente generan estas hormonas.

Las diferentes vías y posibles causas del Síndrome de Cushing, así como las diferentes morfologías de los tumores causantes dan pie al amplio abanico de síntomas de mayor o menor gravedad en los diferentes pacientes.

Tratamiento

El síndrome de Cushing es tratable en la mayoría de casos, siempre que se pueda disminuir la cantidad de glucocorticoides a los que está expuesto el paciente. Para esto es necesaria la identificación clara del origen del síndrome mediante pruebas que permitan descartar el resto de posibles causas y escoger el tratamiento más adecuado.

Una de las formas para elucidar el origen del síndrome es el análisis de la saliva del paciente entre las 23:00h y las 24:00h, ya que analizando los niveles de HACT en una hora de baja actividad de la hipófisis, que sigue el ritmo circadiano para realizar sus funciones, podemos ver si la causa del síndrome es una hiperactividad de la hipófisis (o de algún tumor capaz de sintetizar HACT) u otras causas menos comunes, como los tumores suprarrenales.

Cuando las hormonas se producen en nuestro propio cuerpo, la intervención para eliminar el tumor que causa el aumento hormonal es necesaria para la mejoría del paciente. En cambio, si la fuente hormonal es externa, puede bastar con un mayor control de la medicación o la eliminación del factor que introduzca hormonas exógenas en el cuerpo del afectado para que este mejore.

En aquellos casos en los que no sea posible eliminar la causa del síndrome, como por ejemplo en tumores inoperables, puede ser necesaria la medicación que disminuya la generación de estas hormonas esteroideas.

Referencias bibliográficas

  • Gotch PM. Cushing’s Syndrome From the Patient’s Perspective. Endocrinology and Metabolism Clinics of North América.
  • Raff H, webon Findling JW. (2003). A physiologic approach to diagnosis of the Cushing syndrome. Ann Intern Med.
  • Yetunde M. Olumide. (2008). Complications of chronic use of skin lightening cosmetics. International Journal of Dermatology

Xavier Rico Garófalo

Genetista

Xavier, nacido en Caracas, Venezuela en 1993. Graduado en Genética por la Universidad Autónoma de Barcelona, en posesión de un título de Máster en Microbiología Avanzada de la Universidad de Barcelona. Ha participado en proyectos de investigación Biomolecular y de variabilidad genética. Actualmente colaborando con MedSalud.