Enfermedades
| por Ana Torres Ruiz

Ovarios poliquísticos: causas, síntomas y tratamiento

La ovulación y los ciclos menstruales normales pueden verse afectados por los ovarios poliquísticos.
Ovarios poliquísticos

Tener los ovarios poliquísticos significa sufrir un trastorno que afectan a millones de mujeres. El nombre completo de esta afección es síndrome de ovarios poliquísticos, y se caracteriza por cierta sintomatología asociada al período menstrual.

En este artículo se presenta la información más importante relativa a esta enfermedad. De este modo, en los siguientes apartados se podrá entender qué son los ovarios poliquísticos, así como cuáles son sus causas, síntomas y tratamiento.

¿Qué son los ovarios poliquísticos?

El síndrome de ovarios poliquístico es un trastorno causado por desajustes hormonales del sistema endocrino. Afecta a mujeres en edad reproductiva, y generalmente los ovarios de estas mujeres presentan ciertas anomalías.

Por ejemplo, es habitual que los ovarios sean más gruesos y que contengan quistes o folículos. Estos se pueden encontrar en los dos ovarios, y a través de una ecografía es posible observarlos y por lo tanto hacer el diagnóstico.

Se trata de un trastorno que puede llegar a generar dolor y complicaciones, aunque normalmente no representa una enfermedad inhabilitante. De todos modos sus síntomas pueden llegar a generar contratiempos para algunas personas como se explica en futuros apartados.

Causas

Las causas exactas de la aparición de los ovarios poliquísticos no son conocidas. No obstante, parece ser que hay diferentes factores que tienen un impacto determinante en la aparición de este trastorno.

En primer lugar se ha observado que un exceso de la hormona insulina en sangre se relaciona con la aparición de los ovarios poliquísticos. En concreto, el aumento de la insulina hace que la producción de andrógenos afecte a los ovarios, dificultando su capacidad de ovular.

Por otro lado hay una relación entre la inflamación del cuerpo y los ovarios poliquísticos. Los estudios indican que las mujeres que tienen ovarios poliquísticos muestran una menor respuesta inflamatoria. Sus glóbulos blancos emplean menos sustancias inflamatorias para combatir las infecciones, lo que a su vez estimula a los ovarios a producir más andrógenos también.

Otro de los factores que hay que destacar es el genético. Estadísticamente las mujeres con parientes de sangre con ovarios poliquísticos tienen más posibilidades de sufrir este trastorno. Por lo tanto, los genes juegan un papel importante en la aparición de los ovarios poliquísticos.

Síntomas

Los síntomas asociados a los ovarios poliquísticos a menudo empiezan muy temprano. En ocasiones, este síndrome se manifiesta ya durante el primer flujo menstrual que una chica tiene en su vida.

Pero esto no siempre es así, y es que en algunos casos la aparición de esta enfermedad se asocia otros factores como el de ganar peso. De este modo, el síndrome de ovarios poliquísticos puede empeorar ante un aumento sustancial del peso corporal, si bien no a todas las mujeres les afecta de igual manera.

La menstruación irregular es sin duda una de las principales causas de sufrir este trastorno. Los ovarios poliquísticos hacen que los períodos menstruales no sean regulares, pudiendo ser menos frecuentes de lo que deberían (o a veces demasiado). Las mujeres que lo sufren no pueden prevenir el momento en el que les vendrá la regla, y los intervalos pueden ser más largos de 40 días.

El exceso de andrógenos se asocia con los ovarios poliquísticos, y esto tiene diferentes consecuencias. Los síntomas asociados son el aumento de vello en la cara y en el cuerpo, la aparición de acné o la aparición alopecia androgénica (con un patrón típicamente masculino).

Complicaciones

Las mujeres que tienen ovarios poliquísticos en ocasiones puede sufrir algunos problemas de salud. Pasa en algunos casos sin que pueda ser predictible, aunque sí que se establece una mayor aparición en el caso de las mujeres que tienen sobrepeso.

Muchas de estas complicaciones se vinculan al sistema cardiovascular. La diabetes tipo 2, los altos niveles de colesterol y triglicéridos, y el síndrome metabólico son algunas de las afecciones que pueden aparecer.

Por otro lado puede haber acumulación de grasa en el hígado y problemas en otros órganos como el útero, en el que se puede producir sangrado.

Otros problemas de salud que pueden afectar a las mujeres con el síndrome de ovarios poliquísticos afectan al descanso y al estado de ánimo. Es el caso de las apneas del sueño, la depresión y la ansiedad.

Finalmente, hay que señalar que este trastorno puede traer complicaciones en lo que la concepción del embarazo se refiere. En los casos que esto sucede se aplican protocolos médicos específicos para combatir la infertilidad causada por este padecimiento.

Tratamiento

El síndrome de ovarios poliquísticos no tiene cura, pero existen varias maneras de tratarlo. Eso sí, se trata de un tipo de trastorno que no afecta a todas las mujeres por igual, por lo que no se puede generalizar un tratamiento para todas.

De todos modos, una de las mejores medidas para combatir el síndrome de ovarios poliquísticos es perder peso. Haciéndolo se consiguen diferentes cosas, como mejorar la resistencia que el cuerpo tiene a la insulina o la eficacia de algunos fármacos.

De hecho son varios los medicamentos que pueden resultar efectivos para combatir los síntomas de los ovarios poliquísticos. Los más importantes son los medicamentos antiestrogénicos, las píldoras anticonceptivas y la terapia de progesterona. Otros fármacos que el médico puede recetar son la metformina o los que se encargan de regular las hormonas.

Referencias bibliográficas

Ana Torres Ruiz

Médico de cabecera

Ana nació en Girona en 1992. Es Graduada en Medicina por la Universitat de Barcelona y actualmente ejerce el periodo de residencia de su especialidad en Medicina Familiar. Colaboradora con MedSalud.com para compartir sus conocimientos médicos.