Enfermedades
| por Ana Torres Ruiz

Dolor de estómago: causas y 7 remedios caseros para aliviarlo

Las causas del dolor abdominal son muchas. Si es leve, lo podemos tratar desde casa.
Dolor de estómago

El dolor de estómago es una dolencia común, con varias causas diferentes.

Normalmente, cuando nos referimos al dolor de estómago, no estamos seguros de que el dolor venga causado por este órgano. Este dolor puede ser causado por diferentes dolencias que afectan a diferentes partes de nuestro abdomen, así que lo más adecuado es referirnos a este dolor como dolor abdominal si desconocemos su causa.

Aun así, el dolor de estómago moderado puede tratarse inicialmente desde el confort de nuestra casa, mediante remedios caseros que podemos encontrar en nuestra despensa.

En este artículo hablaremos de posibles causas del dolor de estómago, cómo podemos aliviarlo con remedios caseros y qué síntomas ameritan una visita al médico.

Causas del dolor de estómago

El dolor abdominal puede venir causado por una larga lista de dolencias de mayor o menor gravedad, lo cual dificulta que nosotros mismos lleguemos a saber su causa exacta. En aquellos casos que el dolor sea insoportable o muy duradero, la mejor opción es ir al médico directamente.

El dolor de estómago moderado o leve puede tener diferentes causas comunes, tales como:

1. Gastroenteritis

La gastroenteritis habitualmente está causada por una infección vírica o bacteriana en nuestro intestino. Provoca dolor abdominal y puede venir acompañado de náusea, vómitos, diarrea, dolor de cabeza, fiebre y escalofríos. En este caso, la deshidratación suele ser el principal problema a evitar.

Por suerte este tipo de dolencia suele mejorar sin necesidad de intervención médica y podemos aliviar sus síntomas desde casa.

2. Estreñimiento

El estreñimiento es un síntoma común que puede causar dolor de estómago, además de sensación de hinchazón o de nunca haber vaciado del todo nuestro intestino. Si nuestras heces son muy duras y evacuamos menos de tres veces por semana, es muy probable que estemos sufriendo un episodio de estreñimiento.

3. Intolerancias alimenticias

Las intolerancias alimenticias pueden ser específicas, si conocemos el alimento que las causa (como sería el caso de la intolerancia al gluten o la lactosa), lo cual las hace evitables en general, simplemente no consumiendo el alimento causante del trastorno.

También existe la posibilidad de intolerancias inespecíficas, que están causadas por la mala asimilación y acumulación de ciertos componentes del alimento o medicación que estemos consumiendo. Las intolerancias inespecíficas ocurren por una gran cantidad de factores, como el estado de la comida, nuestro estado de salud, los elementos acompañantes, el método de preparación…

Las intolerancias alimenticias no específicas pueden causarnos un dolor de estómago pasajero, que también podemos aliviar mediante remedios caseros.

4. Gases

La mayoría de gases que generamos durante la digestión se liberan por la boca, pero en ocasiones la cantidad generada es superior a la habitual. Esto nos provoca dolor de estómago y flatulencias, con una sensación desagradable de hinchazón o pesadez. La alimentación es un elemento clave en la cantidad de gases que generamos.

Las comidas más ricas en fibra, como las legumbres o los cereales, pueden incrementar la producción de gases. También están relacionadas con el consumo de bebidas carbonatadas, endulzantes artificiales como el xilitol, o ciertos hábitos alimenticios como comer demasiado rápido, hablar mientras comemos, mascar chicle o utilizar pajitas.

Si el dolor de estómago que experimentamos es más severo y/o constante, podría tratarse de enfermedades más graves, como el síndrome del intestino irritable (en inglés IBS), la enfermedad de Crohn o úlceras pépticas.

Remedios caseros para aliviar el dolor de estómago

Además de evitar comer demasiado y consumir alcohol en exceso o tabaco, estos remedios caseros son una buena manera de aliviar o incluso curar el dolor de estómago leve o moderado.

1. Una copa de licor digestivo

Múltiples culturas tienen la costumbre de acompañar las comidas con una pequeña dosis de licor digestivo, que además de tener buen sabor, nos puede aliviar el dolor estomacal. En España son típicos el vermut o el orujo, pero existe una gran variedad de licores que nos pueden ayudar a aliviar una mala digestión, como el coñac o el limoncello.

2. Jengibre

El jengibre es una raíz utilizada habitualmente en la tradición culinaria asiática. La ciencia ha comprobado diversas propiedades positivas del jengibre, como su capacidad de ayudar a luchar infecciones o controlar procesos inflamatorios. Para aliviar el dolor de estómago moderado, una bebida con jengibre puede ser la clave.

3. Manzanilla

La manzanilla es una hierba medicinal tradicional europea, cuyos beneficios también han sido comprobados por la ciencia. Su capacidad de calmar dolores abdominales de distintos orígenes hacen que el té de manzanilla sea una opción efectiva y al alcance de todos los bolsillos para tratar el dolor de estómago.

4. Menta piperita (peppermint)

Ni menta ni hierbabuena, si no un cruce entre estas dos plantas, la menta piperita es conocida como “peppermint” en países de habla inglesa. El té de esta planta alivia los gases y relaja los músculos abdominales, ayudándonos con el dolor de estómago y sus causas.

Además, se han observado beneficios del consumo de esta planta para el alivio de dolores de cabeza y dolores menstruales. Y de rebote, sabe bien y mejora tu aliento. ¿Qué más le puedes pedir a un remedio?

5. Dieta

No una dieta para perder peso, si no un tipo de dieta con alimentos fáciles de consumir y que no provoquen un sobreesfuerzo de nuestro sistema digestivo, que ya está alterado. Cuando padecemos dolor de estómago se recomienda consumir, como mínimo durante un día alimentos como el pan tostado, el arroz blanco, plátanos y puré de manzana.

Este tipo de dieta nos aliviará también diarreas y náuseas, además de reducir el dolor estomacal y los gases.

6. Calor

También útil para dolores menstruales o incluso de cabeza, el calor puede ser una muy buena opción para aliviar el malestar del dolor abdominal. Podemos usar mantas eléctricas o bolsas de agua caliente (de un material resistente para evitar accidentes) para aliviar nuestro dolor de forma momentánea.

7. Beber agua

La deshidratación puede empeorar los síntomas del dolor estomacal, además de ser un problema grave si tenemos diarrea. Lo mejor es beber agua constantemente, de forma lenta y en cantidades pequeñas y repartidas durante el día. De esta forma conseguiremos aliviar el dolor estomacal y evitar la deshidratación si corremos riesgo de padecerla.

Además, la hidratación facilita poder evacuar con facilidad, lo cual es también útil si estamos sufriendo de estreñimiento.

Síntomas de alerta

Para terminar, debemos decir que estos remedios caseros funcionan mejor si la causa del dolor es relativamente inocua.

Existen síntomas que acompañan al dolor de estómago que son indicativos de enfermedades más graves que requieren atención médica, así que los listamos a continuación para que sepas detectarlos y acudir a tu especialista médico lo antes posible:

  • Orina excesiva o dificultades para orinar
  • Dolor extremo y súbito
  • Sangre en heces, heces negras
  • Incapacidad de retener alimentos o líquidos sin vomitar
  • Vomitar sangre o vómito color negruzco
  • Piel amarillenta

Referencias bibliográficas

  • Sherman R. Abdominal Pain. In: Walker HK, Hall WD, Hurst JW, editors. Clinical Methods: The History, Physical, and Laboratory Examinations. 3rd edition. Boston: Butterworths; 1990. Chapter 86.

  • van Tilburg, M. A., Chitkara, D. K., Palsson, O. S., Levy, R. L., & Whitehead, W. E. (2009). Parental worries and beliefs about abdominal pain. Journal of pediatric gastroenterology and nutrition, 48(3), 311–317.

Ana Torres Ruiz

Médico de cabecera

Ana nació en Girona en 1992. Es Graduada en Medicina por la Universitat de Barcelona y actualmente ejerce el periodo de residencia de su especialidad en Medicina Familiar. Colaboradora con MedSalud.com para compartir sus conocimientos médicos.