Cultura y Reflexión
| por Elvira Cuesta

Tipos de violencia: las 8 formas de agresión hacia una persona

La violencia tiene muchas caras, pasando desapercibida a ojos de todos en muchas ocasiones.
Tipos de violencia

La violencia puede expresarse de muchas maneras más allá de la violencia física. En el imaginario colectivo este tipo de violencia es muy claro, pues es una forma de agresión hacia otra persona que implica una escena muy evidente de perjuicio hacia su bienestar.

No obstante la violencia se puede manifestar de muchas formas y durante tiempos más largos que en una agresión física. Hay violencia que puede estar pasando durante años sin que nadie se dé cuenta, y muchas víctimas sufren en silencio sin saber cómo pedir ayuda.

¿Qué es la violencia?

La violencia es una intrusión sin consentimiento a la vida de alguien que afecta a su dignidad y derechos. Se debe atender a este significado amplio para entender el alcance de la violencia, pues hay muchas personas que no identifican ciertas conductas violentas.

La caracterización de la violencia física es evidente, pero otras a menudo son culturalmente toleradas si se encuentran dentro de unos “límites”. Sin embargo, comprender la violencia implica entender que no existen límites ni fronteras.

Por desgracia se trata de un problema que afecta a millones de personas en todo el planeta y que tiene muchas caras. Se expresa desde la forma más sangrientas en guerras con armas hasta en las modernas oficinas del país más desarrollado.

La violencia se aprende en el contexto cultural en el que uno crece, siendo reproducido a causa de la validación del entorno. Afortunadamente nunca es tarde para desaprender este problema que nos afecta a todos como sociedad.

Tipos de violencia: 8 formas de agresión hacia una persona

Es importante conocer bien las diferentes formas de violencia que existen. Quien las conoce está en disposición de ayudar a la hora de cortar el problema de raíz y evitar que se reproduzcan ciertos círculos de violencia.

A continuación se muestran los diferentes tipos de violencia que existen, es decir, las diferentes formas de agresión hacia una persona. Familiares, amigos y profesionales son claves en muchas ocasiones en las que la víctima consigue afrontar la situación por sí sola, por lo que es una lectura conveniente para todo el mundo.

1. Violencia física

La violencia física es cualquier acción en la se agrede físicamente a una persona. Empujar, golpear, forzar movimientos, escupir, morder, tirar del pelo o romper objetos con finalidades intimidatorias son algunos de los ejemplos de este tipo de violencia. Puede llegar a desembocar en la muerte de la víctima, y es la más fácilmente reconocible por parte de la sociedad.

2. Violencia carnal

La violencia carnal representa cualquier abuso a la intimidad de una persona. Es un tipo de violencia que representa una fuerza coercitiva y restrictiva en lo que refiere a la elección de la persona. Periódicamente salen a la luz escándalos de abuso en menores, siendo estos uno de los grupos más vulnerables pero no los únicos (mujeres, personas con necesidades especiales, personas de la tercera edad, etc.).

3. Violencia psicológica

La violencia psicológica es uno de los tipos de violencia que puede pasar más inadvertido. Puede causar un gran sufrimiento a la víctima y se manifiesta de diferentes maneras: distorsión de la realidad objetiva, desprecio, comportamiento persecutorio o acecho (stalking), privación de derechos, miedo, etc. En muchas ocasiones precede y acompaña la violencia física.

4. Violencia económica

La violencia económica representa un tipo de violencia común en muchos hogares. Se trata de la restricción económica de algún miembro de la familia, siendo en muchos ocasiones la mujer (y más o menos directamente incluso los hijos). Muchas mujeres se ven forzadas a estar en casa y/o a tener que pedir dinero a su marido, quien controla las cuentas y los documentos relativos a la economía familiar.

5. Violencia familiar

La violencia familiar engloba diferentes tipos de agresión a miembros de una familia. Puede expresarse mediante cualquiera de las anteriores opciones, pero se clasifica aparte porque puede ir más allá. Por ejemplo, puede representar la conocida violencia de género o la que sufren los hijos indirectamente. Un hijo que ve a su padre pegar a su madre es un tipo de violencia que el hijo también sufre por el mero hecho de ser un observador.

6. Violencia autoinflingida

La violencia autoinfligida es aquella que una persona se autoimpone. Hasta ahora se había hablado de violencia interpersonal, pero una agresión también se puede dar hacia uno mismo. Las conductas autolesivas se pueden dar de diferentes formas, y a veces una persona puede llevar a cabo una conducta autolesiva física para escapar de una pensamientos dañinos que puede llegar a considerar violencia psicológica autoinflingida.

7. Violencia colectiva

La violencia colectiva es dirigida a un grupo de persona. Difiera por lo tanto de las anteriormente vistas, y se puede expresar de diferentes manera. Un ejemplo muy claro es lo que se conoce como violencia religiosa, en la que un grupo de personas puede sufrir agresiones de diferente índole por parte de la organización en la que profesan su fe.

8. Violencia por negligencia

La violencia por negligencia es una agresión que en ocasiones también pasa desapercibida. Se trata de un tipo de violencia que se expresa mediante la omisión de las obligaciones que uno asume para garantizar el bienestar de otra persona. Normalmente se da en víctimas que son niños o personas de la tercera edad. Se hace especial hincapié al hecho de atentar al bienestar físico de la víctima, aunque también puede ser emocional.

Referencias bibliográficas

  • Galtung, J. (1998). Tras la violencia 3R: reconstrucción reconciliación, resolución, afrontando los efectos visibles e invisibles de la guerra y la violencia. Bilbao: Bakeaz (Gernika Gogoratuz).

  • Sanmartín, J. (2000), La violencia y sus claves. Barcelona: Ariel.

  • Schechter, D.S. y Willheim, E. (2009). The Effects of Violent Experience and Maltreatment on Infants and Young Children. En: C.H. Zeanah (Ed.). Handbook of Infant Mental Health (Tercera edición). Nueva York: Guilford Press, Inc.

Elvira Cuesta

Psicóloga

Elvira nació en Madrid en 1994. Es Graduada en Psicología por la Universidad Autónoma de Madrid y actualmente está estudiando el Máster en Psicología General Sanitaria en la Universidad de Barcelona. Compagina sus estudios con ser colaboradora de MedSalud.com.