Cultura y Reflexión
| por Elvira Cuesta

Minimalismo: 8 consejos para vivir con menos

¿Qué hay que hacer para desprenderse de todas aquellas cosas innecesarias?
Minimalismo

¿Te has planteado alguna vez que tener demasiadas cosas es perjudicial para la salud?. Si tu la respuesta es positiva es que te das cuenta de algo que a menudo pasa inadvertido para muchas personas. Acumular posesiones, en efecto, es algo que puede ser más negativo de lo que se podría pensar en primera instancia.

Desde MedSalud creemos que es necesario hablar del minimalismo, y es que son muchas las personas que no saben cómo vivir con menos. Los consejos que se presentan en este artículo permiten liberarse con facilidad de todas aquellas cosas que no necesitamos y que, sin embargo, suponen una carga en nuestras vidas.

8 consejos básicos del minimalismo para saber cómo vivir con menos

La sociedad consumista en la que vivimos nos ha hecho crecer queriendo tener cosas. Esto es aplicable en infinidad de tipos de artículos, desde ropa hasta objetos de decoración. No obstante, en muchos casos estos objetos nos traen más problemas que soluciones, y por esta razón es importante entender que no son tan importantes.

El minimalismo es un estilo de vida que permite entender cómo hay que liberarse de las cosas innecesarias. Esperando que sean muy útiles, a continuación se muestran los principales consejos para saber cómo vivir con menos, pues el minimalismo da solución a problemas que algunos no saben ni que tienen.

1. Ganar más tiempo

El tiempo es algo que no vuelve nunca. Es algo que todo el mundo sabe, y sin embargo no todos lo tratan como el bien tan preciado que es. No hay duda de que el dinero que se gana se obtiene a partir de la inversión del propio tiempo de trabajo, por lo que gastar mucho dinero en cosas banales hace que se esté gastando el tiempo de una vida. Hay que tener presente, por lo tanto, si vale la pena o no gastar este tiempo.

Por otro lado, tener más cosas implica gastar más tiempo al tener que organizarlas, limpiarlas, usarlas, etc. En otros puntos que aparecen a continuación hay ejemplos claros sobre cómo se puede perder tiempo con objetos innecesarios.

2. No comprar más de lo que se necesita

Hay quien disfruta yendo a comprar, pero esta actividad puede ser más perjudicial de lo que parece. Más allá del tiempo que se pueda perder en esta actividad, lo cierto es que lo más negativo de ir de compras como actividad de ocio es percibir que lo que se compra es un premio.

Estas pequeñas compras son en realidad una manera de autocomplacerse, y en muchas ocasiones se acaban comprando cosas que no se necesitan. Esto hace que con el tiempo se vayan acumulando cosas que en realidad causan más problemas que soluciones.

3. Dejar de pensar en comparaciones

Muchas personas caen en una de las trampas del capitalismo, que es querer tener más que el otro. No hay duda de que el ser humano es un animal social y que su identidad pasa por la comparación con sus allegados, pero esto llevado al extremo es perjudicial.

Tener un coche mejor que el del vecino o ir con la marca de ropa más popular y cara es algo que preocupa a algunas personas. Desafortunadamente, esto lleva a tener que hacer cosas que tal vez van en contra de la persona, como trabajar más, tener más obligaciones, etc.

4. Desprenderse de cosas

Para vivir con menos el minimalismo tienen un objetivo claro: tener menos cosas. Hay quien puede pensar que puede ser un poco extremista reducir el armario a una cuarta parte o deshacerse de algunos artículos de la vajilla, pero quienes lo han hecho tienen claro que es una gran solución.

Tener un armario amplio en la mayoría de ocasiones no da respuesta a la necesidad de variar de ropa, sino que ocupa un espacio más valioso de lo que pueda parecer de entrada. Por otro lado, tener muchos cubiertos, platos y vasos lleva a las personas a usar y a limpiar más objetos de lo necesario, lo cual repercute en su tiempo.

5. No tener coche

No todo el mundo que tiene coche en realidad lo necesita tanto como cree. Exceptuando casos claros, hay muchas que salen perdiendo teniendo esta maravilla de la ingeniería. Tener coche implica una serie de gastos que van más allá de su precio de compa y la gasolina.

Hay que pensar en lo que cuesta el seguro, la inspección técnica de vehículos, reparar las averías, los aparcamientos de pago, el garaje, etc. En muchas ocasiones lo más práctico es utilizar el transporte público.

6. Tener poca ropa

Algunas profesiones requieren fondo de armario, pero no es así para la mayoría de personas. Tener más ropa de la necesaria genera muchos más problemas de los que a simple a vista se podría llegar a pensar.

Uno de los principales problemas es que mucha ropa prácticamente no se usa, y sin embargo está ahí en el armario mezclada con otra. ¿Sabías que Mark Zuckerberg se pone el mismo tipo de camiseta todos los días? Esto le permite no tener que gastar tiempo y energía en pensar qué ponerse cada mañana.

7. Optimizar

El minimalismo es una forma de dar valor a nuestra energía. Se puede entender este estilo de vida como una forma de optimizar la propia energía, y es que con el minimalismo se aprende a sacar provecho de vivir con menos.

Por ejemplo, mientras se conduce no se puede leer o utilizar el móvil como en el transporte público. De la misma manera, hacer lavadoras o lavar platos quita tiempo efectivo para hacer otras cosas.

8. Llevar las cuentas sobre lo que se gasta

Algunas personas no controlan lo que gastan, y esto es contraproducente en muchos sentidos. La tendencia a comprar cosas innecesarias puede verse incrementada si no se visualiza en una tabla o una libreta lo que se gasta durante el mes. Así, es muy útil establecer porcentajes para comida, alquiler, ocio, etc.

Por otro lado, comprar con targeta también hace que esto se acentúe. Se han hecho diferentes estudios al respecto que demuestran que usar efectivo hace tener más consciencia sobre lo que se compra. Por lo tanto, usar billetes y monedas y anotar todos los gastos es una buena manera de implementar el minimalismo y aprender a vivir con menos.

Referencias bibliográficas

  • MacCarthy, F. (1981). The Simple Life. Berkeley (CA), EUA: University of California Press.

  • Marshall, P. (1996). Nature's Web: Rethinking Our Place on Earth. Londres, RU: Routledge.

  • Wilson, C. (2015). Epicureanism: A Very Short Introduction. United States of America: Oxford University Press.

Elvira Cuesta

Psicóloga

Elvira nació en Madrid en 1994. Es Graduada en Psicología por la Universidad Autónoma de Madrid y actualmente está estudiando el Máster en Psicología General Sanitaria en la Universidad de Barcelona. Compagina sus estudios con ser colaboradora de MedSalud.com.