Ciencia
| por María Trujillo

Los 8 tipos de enlaces químicos entre átomos y moléculas

Son diferentes las uniones que se pueden establecer entre átomos y moléculas en la naturaleza.
Tipos de enlaces

Todo cuanto nos rodea está formado por materia. El soporte físico en el que leemos artículos como este, el aire que respiramos o nosotros mismos estamos compuestos de millones de átomos y moléculas enlazadas.

¿Pero cómo se combina la materia? En este artículo se habla de la unión más básica entre átomos y moléculas, es decir, sobre los diferentes tipos de enlaces químicos que existen en la naturaleza.

¿Qué es un enlace químico?

Un enlace químico no es más que la unión entre dos átomos o moléculas. Se trata de conexiones que se establecen y que dan estabilidad a nivel químico, pero primero hay que entender qué son los átomos y las moléculas.

Los átomos se consideran las unidades básicas de la materia. Están formados por otros elementos: los protones, los neutrones y los electrones. Si bien los neutrones no presentan carga eléctrica, los protones y los electrones tienen cargas positivas y negativas respectivamente.

Entonces cada átomo llega a una estabilidad entre estas partes, existiendo átomos de todos los elementos de la tabla periódica. No obstante, entre ellos se pueden combinar, formando enlaces químicos entre átomos dando lugar a moléculas o bien uniones entre estas últimas.

Los 8 diferentes tipos de enlaces químicos y sus características

Las formas que tiene la materia para organizarse a través de los enlaces químicos son diversas. Algunas de las combinaciones se centran en átomos de un mismo elemento, mientras que otras permiten la formación de moléculas o conjuntos de ellas.

A continuación se muestran todas las posibilidades que la ciencia de la química permite. Una presentación de los diferentes tipos de enlaces químicos entre átomos y moléculas con todas sus características básicas.

1. Enlace iónico

La unión que establece un enlace iónico hace que se junten dos átomos. Se basa en la diferencia eléctrica manifestada entre ciertos átomos, los cuales pueden atraerse i formar una unión.

Por ejemplo, el cloruro de potasio (KCl) uno dos iones con tendencia a una electronegatividad opuesta. Los iones de cloruro manifiestan una carga negativa, mientras que los de potasio la tienen positiva. Esto hace que se unan formando estas estructuras cristalinas, aunque en agua se disuelve y se separan.

2. Enlace covalente polar

Los enlaces covalentes son más fuertes que los iónicos. Hay dos tipos de enlaces químicos covalentes, siendo el polar el que se establece entre átomos con carga muy diferenciada. Un ejemplo de este tipo de enlace es el ácido clorhídrico (HCl), La unión entre el átomo de hidrógeno y el átomo de cloruro da unas propiedades y características que dan una estabilidad mayor que en el caso anterior.

3. Enlace covalente apolar

El enlace covalente apolar une dos átomos con la misma carga eléctrica. Se trata de la unión entre átomos del mismo elemento de la tabla periódica, dando lugar a moléculas con sus propias características químicas.

Existen muchos ejemplos representativos, como el oxígeno que respiramos. En el aire se encuentran de forma natural moléculas formadas por dos átomos de oxígeno (O2), dando lugar a un tipo de enlace con una gran resistencia a la ruptura.

4. Enlace metálico

El enlace metálico también se establece entre elementos del mismo tipo. La diferencia en este caso es que hace referencia a aquellos considerados elementos metálicos en la tabla periódica.

De este modo, un trozo de hierro o de aluminio está formado por una red de iones metálicos entrelazados entre ellos. Este tipo de enlace es muy resistente y permite que la conducción de la electricidad a través de los átomos sea muy efectiva.

5. Enlace dativo

El enlace dativo es un tipo de enlace con mucha asimetría. Uno de los átomos cede por completo uno o más electrones hacia el otro, lo cual hace reorganizar la propia carga de cada electrón y establece una unión también muy fuerte.

Un ejemplo de este tipo de enlace químico es el que se puede encontrar en el amonio (NH4). En esta molécula los iones de hidrógeno ceden electrones al átomo de nitrógeno, formando una unión muy fuerte.

6. Enlace por fuerza de Van der Waals

Este tipo de enlace forma uniones débiles entre moléculas. Son enlaces que se establece momentáneamente, y se deben a variaciones en la distribución de los electrones de diferentes moléculas.

El óxido de nitrógeno (NO) es uno de los muchos ejemplos que existen de este tipo de fuerzas, pero siempre sucede en moléculas no polares. Con las moléculas con un enlace covalente polar no es posible que se dé esta situación por la propia naturaleza de la unión.

7. Enlaces diplo-diplo

Los enlaces diplo-diplo se dan entre moléculas con enlaces covalentes polares. Se trata de interacciones entre moléculas fuertemente unidas, lo cual da lugar a una serie de propiedades y características propias de este tipo de enlace (mayores puntos de fusión y ebullición, etc.).

Existentes posibilidades dentro de los enlaces diplo-diplo, como los que se crean a partir de las fuerzas de London o los enlaces de hidrógeno. Crean una red de interacciones entre moléculas que hacen que una sustancias adquiera unas propiedades propias como es el caso del agua.

8. Enlaces aromáticos

Los enlaces aromáticos forman estructuras en forma de anillo en dos dimensiones. El ejemplo más representativo es el benceno, el cual se forma con un anillo de seis átomos de carbono.

En estos enlaces aparecen diferencias de electronegatividad que determinan el comportamiento químico de la volatilidad. Se trata de un tipo de enlace no tan extendido en la naturaleza como los anteriores pero con unas propiedades y características propias.

Referencias bibliográficas

  • Cotton, F.A. y Wilkinson, G. (1980). Advanced Inorganic Chemistry (Cuarta Edición). Nueva York (NY), EUA: Wiley.

  • Greenwood, N.N., y Earnshaw, A. (1998). Chemistry of the Elements (Segunda Edición). Burlington (MA), EUA: Butterworth-Heinemann, Elsevier Science.

  • Reinhardt, C. (2001). Chemical Sciences in the 20th Century. Bridging Boundaries. Nueva York (NY), EUA: Wiley-VCH.

María Trujillo

Comunicóloga

María nació en Bogotá en 1988. Es Licenciada en Comunicación Social por la Universidad Santo Tomás y estudió un Máster en Comunicación en la Universidad Autónoma de Coahuila (México). Está especializado en periodismo en el ámbito médico y científico. Empezó su carrera como locutora en radios locales colombiana, extendiendo su carrera profesional radiofónica en México mediante diferentes colaboraciones, incluídos en trabajos de producción. Actualmente es colaboradora de MedSalud.com.