Ciencia
| por Carmen Otegui

20 falsos mitos sobre el embarazo (desmentidos por la ciencia)

¿Has oído nunca alguno de estos mitos? No debes creer lo que dicen estas creencias sin fundamento.
20 falsos mitos sobre el embarazo (desmentidos por la ciencia)

Durante generaciones ha habido temas relacionados con la salud rodeados de grandes mitos. El embarazo en uno de ellos, y de hecho la concepción de la vida continúa siendo a día de hoy todo un milagro para muchas personas.

De esta forma, muchos aspectos relacionados con el embarazo han sido susceptibles de interpretaciones que pueden estar alejadas de la realidad. A día de hoy algunas de ellas nos pueden sorprender, pero antes de que la ciencia nos diera evidencias era difícil desmentir las ideas que transmiten los mitos sobre el embarazo.

20 famosos falsos mitos sobre el embarazo sin ninguna base científica

Hoy en día no debemos dejarnos dejarnos engañar por falsos mitos sobre el embarazo. Aunque hay quien pueda tener sus dudas sobre si hay algo de cierto en ellos, la ciencia ha demostrado que no tienen fundamento alguno. No hay pizca de verdad que soporte esas ideas.

A continuación, pues, encontraremos diferentes ideas erróneas sobre el embarazo y una explicación para desmitificarlas. No dejes que ninguna de estas creencias condicione tu vida, la toma de decisiones sobre todo lo relacionado con el embarazo tiene que estar exenta de cualquier relación con ellas.

Mito nº1: “Estar embarazada hace tener estrías”

Hay la idea extendida de que el embarazo produce estrías. Hay quien cree que esto es algo natural, pero se trata solamente de un mito sobre el embarazo, pues hay mujeres que no presentan estrías en su piel. No hay que dar por sentado este tipo de ideas.

Mito nº2: “Tomar medicamentos está contraindicado"

Es necesario tener cuidado con este tipo de afirmaciones. Algunos medicamentos sí que están contraindicados en caso de embarazo, pero no es verdad que se deban evitar todos los medicamentos. Hay que consultar al médico en caso de duda.

Mito nº3: “Tener náuseas por la mañana indica que tendrás un niño”

Tener náuseas por la mañana es bastante común. No hay que preocuparse demasiado por eso, pero tampoco atribuirle verdades que no son. No hay correspondencia entre náusea y que el bebé sea niño y muchas madres pueden dar fe de ello.

Mito nº4: “Una forma redonda de la barriga indica que es un niño”

Este es otro falso mito sobre el embarazo bastante común, pero existe relación alguna entre la forma de la barriga y el hecho de que salga niño o niña. Hay que desmitificar este tipo de ideas, si bien en cualquier caso nada debería cambiar en nuestro comportamiento igualmente.

Mito nº5: "Se debe evitar el ejercicio durante el embarazo"

Esta es una idea que hay que desmentir seriamente. El ejercicio moderado no es malo para la salud de la madre o del niño, justamente les va muy bien (como a todo el mundo). Favorece el riego sanguíneo y mantiene en forma a la madre, lo que ayudará hasta en el momento del parto.

Mito nº6: “Quedarse embarazada va a hacer que se tengan varices”

Se trata de un mito parecido al de las estrías. Ciertamente durante el embarazo hay una hormona que provoca vasodilatación llamada relaxina, por lo que el flujo de sangre puede cambiar. De todas formas no todas las madres han adquirido varices, ni mucho menos.

Mito nº7: “Si tienes que viajar mejor hazlo en el primer trimestre”

Se asocia al hecho de que el volumen de la barriga es menor, pero el mejor período para viajar sería el segundo semestre. Existe riesgo de aborto espontáneo en el primer semestre, y por lo general una se encuentra mejor en el segundo semestre debido a que no hay tanta somnolencia y mareos.

Mito nº8: “Que madre naciera en un buen parto indica que el bebé también lo tendrá"

No hay que dejarse engañar por ideas preconcebidas como esta. Puede ser que un parto sea de una forma y que el de la siguiente generación sea diferente. Detalles tan aparentemente simples pero condicionantes como la posición del bebé nada tiene que ver con experiencias del pasado.

Mito nº9: “La comida picante ayuda en el parto”

Se trata de una de ese tipo de asociaciones de lo más extravagantes. Relacionar la comida picante con el parto es algo que la ciencia no ha conseguido. En el proceso del parto no existe ayuda alguna por el hecho de haber comido algo picante con anterioridad

Mito nº10: “Lo que comes afecta a los rasgos físicos del bebé”

Los rasgos faciales y físicos del bebé no tienen ninguna incidencia en lo que se refiere al aspecto del bebé, siempre y cuando no estemos tomando nada que les pueda dañar seriamente como el alcohol. La genética será la responsable de la forma de su cara y otras partes del cuerpo.

Mito nº11: “Hay que evitar las relaciones sexuales durante el embarazo”

Hay quien teme mantener relaciones íntimas con su pareja una vez embarazada. Este miedo debe desaparecer, puesto que el riesgo es inexistente tanto para el bebé como para la madre. Un falso mito sobre el embarazo muy extendido que hay que erradicar.

Mito nº12: “La frecuencia cardíaca del bebé indica si es niño o niña"

Se trata de una creencia bastante extendida, pero sin ningún fundamento científico. El mito cuenta que frecuencias cardíacas lentas indican que se tendrá un niño, y que frecuencias cardíacas rápidas indican que será niña. No hay ningún estudio científico que concluya que la frecuencia cardíaca pueda ser fiable para predecir si se tendrá niño o niña.

Mito nº13: “Teñirse el pelo es malo para el bebé”

Si bien es cierto que existen algunos tintes que contienen sustancias químicas poco recomendables, no hay ninguna evidencia de que se puedan absorber a través del cuerpo de la madre y llegar hasta el feto.

Mito nº14: “Tener relaciones con tu pareja mejora el parto”

No hay diferencia significativa entre partos en este sentido. La ciencia se ha encargado de demostrar que este tipo de ideas se alejan mucho de la realidad. Como vemos existen muchos mitos sobre el embarazo que distan mucho de la realidad.

Mito nº15: “Quedarse embarazada es más fácil si hay luna llena”

Uno de los mitos más antiguos, pero no hay evidencia de ninguna relación entre la luna y el embarazo. La probabilidad de quedarse embarazada es la misma en periodos de luna y en periodos de luna nueva, creciente o decreciente.

Mito nº16: “Los antojos dulces o salados determinan que salga niño o niña”

A veces una mujer embarazada tiene algunos antojos con la comida, pero nada tienen que ver con que salga niño o niña. Tomar más alimentos dulces o salados no tiene trascendencia a este nivel, por lo que se trata de otro mito sobre el embarazo.

Mito nº17: “Si la futura mamá tiene la nariz hinchada el bebé será niña”

Esta es una asociación también un poco estrambótica. Ciertamente el embarazo puede afectar a la madre en el sentido de sufrir cierta hinchazón en algunas partes del cuerpo, pero relacionar esto con cualquier rasgo del niño es una idea sin ningún fundamento científico.

Mito nº18: “No es bueno para el bebé dormir de espalda”

Si bien dormir de espalda no es nada cómodo para una mujer embarazada, no existe peligro alguno para el bebé. Generalmente es mejor dormir de lado, pero podemos estar de espaldas durante un rato para descansar de esa posición.

Mito nº19: “Las mujeres embarazadas tienen problemas psicológicos"

Esta frase está absolutamente fuera de lugar. Puede que algunas mujeres embarazadas tengas reacciones algo imprevisibles y pasen momentos difíciles. Aún así solamente se trata de más susceptibilidad a causa de cambios en los niveles hormonales y a que el embarazo puede tener sus dificultades.

Mito nº20: “La acidez estomacal predice que el bebé será peludo”

Otra vez no hay nada de cierto. No existe ninguna evidencia científica que demuestre ninguna relación entre la acidez estomacal y la cantidad o densidad de pelo del bebé. Hay que plantearse siempre si hay fundamento científico en este tipo de afirmaciones.

Referencias bibliográficas

Carmen Otegui

Nutricionista

Carmen nació en Madrid en 1992 y es Graduada en Nutrición Humana y Dietética por la Universidad Autónoma de Madrid. Su pasión por la buena alimentación y la divulgación la ha llevado a colaborar con medios que se preocupan por la salud y el bienestar de las personas. Tiene experiencia como nutricionista en diversos hospitales y centros geriátricos. Actualmente es colaboradora de MedSalud.com.