Los 12 animales más longevos de la Tierra (los que viven más años)

El secreto de la vida eterna podría estar escondido en estos animales.
Animales más longevos

La muerte, por desgracia, es inevitable para la vida tal y como la conocemos. O al menos, eso es lo que pensamos.

Existen especies de animales capaces de vivir mucho más de lo que se esperaría, algunas de ellas siendo virtualmente inmortales, es decir, que el envejecimiento no les afecta en absoluto. No envejecen.

En este artículo os intentamos abrir la ventana hacia la gran diversidad animal, que también se hace notar en el ámbito de la longevidad. Hablaremos estrictamente de animales, pero la longevidad en bacterias, hongos y plantas también puede llegar a ser muy exagerada. Pando, una colonia del árbol “álamo temblón” (Populus tremuloides), es un organismo clonal con más de 80.000 años de edad.

¿Cuáles son los animales más longevos?

La longevidad es un término relativo. Un perro que viviera 50 años sería increíblemente longevo, pero desde nuestro punto de vista no lo son tanto. En este artículo hablaremos de 12 especies animales que se encuentran entre las más longevas del planeta, pero veremos que las diferencias de longevidad entre ellas pueden ser inmensas.

1. La hidra

Las hidras son un género de cnidario, como las medusas o los corales. Dentro del filo de los cnidarios encontramos animales muy simples, con simetría radial y órganos muy simples que les permiten diferenciar arriba de abajo, la luz, o el tacto. Este filo se llama así porque sus integrantes suelen presentar cnidocitos, un tipo de células que sirve para inyectar veneno urticante, el motivo de que las medusas puedan picarnos.

Las hydras en particular son muy interesantes porque, según algunos estudios, son biológicamente inmortales. Esto significa que nunca morirán por procesos de senescencia, ya que no los presentan. Se trata de un animal diminuto de agua dulce con increíbles propiedades regenerativas que fascinan a los científicos.

2. Turritopsis dohrnii

Turritopsis dohrnii se trata también de un cnidario, bastante emparentado con las hidras, ya que pertenece también a la clase de los hidrozoos. Este ser es habitualmente conocido como “la medusa inmortal” debido a su extraño modo de evitar la muerte.

Cuando una de estas medusas lo decide, normalmente por vejez o estrés, puede transformarse de nuevo en un pólipo, una fase vital previa a la fase natatoria libre de medusa. Este pólipo se reproduce asexualmente, dando lugar a un cierto número de medusas idénticas a la que dio pie a la colonia. Su capacidad de revertir su estado vital para esquivar la muerte es increíble.

Medusa

3. Los hexactinélidos

Los hexactinélidos, también conocidas como esponjas vítreas u esponjas de cristal, son una clase de esponjas con un esqueleto de sílice. Todas ellas son marinas y algunas habitan incluso los gélidos mares de las regiones polares.

Se encontró una esponja vítrea de unos 2 metros de altura a 50 metros de profundidad en el Mar de Ross, en la Antártida. Al datarlo, los científicos estimaron que tendría unos 20.000 años de edad. Posteriormente los análisis revelaron que este en realidad ser tenía "a penas" unos 6000 años.

4. Xestospongia muta

Como podemos observar, muchos de los animales más longevos representan formas de vida relativamente simples. Es también el ejemplo de la esponja barril (Xestospongia muta), capaz de alcanzar los 2300 años de edad. Otra muestra de los misterios que encierra el mar.

5. Tardígrados

Los tardígrados son una clase de animales diminutos, de aproximadamente 0.5 mm de longitud. También son conocidos como osos de agua, habitan el agua dulce cerca de algas y líquenes.

Los tardígrados tienen la peculiaridad de poder entrar en criptobiosis, un proceso mediante el cual el organismo detiene su actividad metabólica para sobrevivir hasta que las condiciones mejoren. En su estado de criptobiosis son capaces de resistir altísimas presiones e inclusive el vacío del espacio, pudiendo revivir unos 120 años después de entrar en este estado.

Los científicos no están de acuerdo en que esto signifique que los tardígrados son especialmente longevos, ya que estarían “haciendo trampa” deteniendo su vida hasta que llegue el momento óptimo de volverla a empezar.

6. Carpas Koi

La carpa japonesa, también conocida como Koi, es un pez de agua dulce utilizado habitualmente como decoración en jardines. Habitualmente no viven más de 35 años,

Existen varios casos de peces Koi capaces de alcanzar edades muy longevas. Es el caso de Hanako, un famoso Koi escarlata, que pasó por varios dueños hasta que murió con, según los análisis, 226 años de edad.

7. Tiburón de Groenlandia

El tiburón de Groenlandia (Somniosus microcephalus) es la especie de animal vertebrado más longeva que se conoce hasta la fecha. Este tiburón, habitualmente ciego debido a parásitos bioluminiscentes que se colocan en sus ojos y le ayudan a atraer presas. Vive en las frías aguas del ártico, lo que le permite tener un metabolismo increíblemente lento.

Este tiburón es completamente capaz de alcanzar los 400 años de edad y nunca dejan de crecer. Algunos de los ejemplares más longevos conocidos, de unos 5,0 m de longitud, tenían edades cercanas a los 400 años, y se cree que pueden alcanzar más edad.

Koi

8. La almeja islándica

La almeja de islandia es un simple molusco bivalvo, como una ostra cualquiera. Son de pequeño tamaño, alcanzando unos 12 cm de longitud aproximadamente. En 2006 se encontró un ejemplar singular de esta almeja en la costa de Islandia, a la que llamaron Ming.

La singularidad de Ming era su edad, que llegó a los 507 años antes de su muerte en un accidente de laboratorio, mientras estaban contando sus anillos de crecimiento. Su nombre, Ming, se debe a que su nacimiento se tuvo que producir cuando esta dinastía gobernó en la antigua China.

9. Tuatara

Los tuatara son unos lagartos que habitan Nueva Zelanda, aunque actualmente se encuentran en peligro de extinción. Son muy interesantes, ya que provienen de un antiguo linaje del que ya no quedan prácticamente descendientes, relacionado con los dinosaurios del Triásico.

Estos curiosos primos de los dinosaurios tienen una gran longevidad, como es el caso de Henry, un tuatara que fue padre por primera vez en 2009, con 111 años de edad. Se calcula que esta especie puede llegar a tener más de 250 años.

Tuatara

10. Algunas tortugas

El símbolo internacional de la sabiduría y la longevidad es la tortuga. Este animal es mundialmente conocido por su larga vida, con varios ejemplares centenarios y bicentenarios conocidos a lo largo de las eras. Un ejemplo sería Jonathan, una tortuga de las galápagos con más de 180 años, que vive en la Isla de Santa Helena.

11. La ballena ártica

La ballena del ártico (Balaena mysticetus) es un animal marino de más de 15 metros de longitud y cerca de 100 toneladas de peso. Están tan bien adaptadas a las gélidas aguas polares que hacer demasiado esfuerzo podría sobrecalentarlas peligrosamente. Existen ballenas árticas que han superado los 200 años de edad.

12. El ser humano

El ser humano es un animal sorprendentemente longevo y resistente. Nuestra mayor fuerza es nuestra capacidad de organizarse en sociedades, capaces de superar los retos más abyectos que nos podamos imaginar. No es raro haber conocido o oído hablar de una persona centenaria, y hasta ahora nuestro récord se encuentra sobre los 120 años de edad, que algunos postulan como “el límite biológico humano”.

A nosotros no nos cabe duda de que si seguimos avanzando en comunidad, el ser humano llegará a ser más longevo, gracias a los avances a nivel social y tecnológico.

Referencias bibliográficas

  • Boehm, A. M., Khalturin, K., Anton-Erxleben, F., Hemmrich, G., Klostermeier, U. C., Lopez-Quintero, J. A., … Bosch, T. C. (2012). FoxO is a critical regulator of stem cell maintenance in immortal Hydra. Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America, 109(48), 19697–19702. doi:10.1073/pnas.1209714109
  • “George, la tortuga” Extraído de “National Geographic” el 26/08/2019
Carmen Otegui

Carmen Otegui

Nutricionista

Carmen nació en Madrid en 1992 y es Graduada en Nutrición Humana y Dietética por la Universidad Autónoma de Madrid. Su pasión por la buena alimentación y la divulgación la ha llevado a colaborar con medios que se preocupan por la salud y el bienestar de las personas. Tiene experiencia como nutricionista en diversos hospitales y centros geriátricos. Actualmente es colaboradora de MedSalud.com.