Los 10 principales tipos de nariz: ¿reconoces la tuya?

Nuestra fisionomía depende mucho de la forma de la nariz, la cual tenemos justo al centro de la cara.
Los 10 principales tipos de nariz: ¿Reconoces la tuya?

Todo el mundo tiene unas facciones faciales únicas, y la nariz es una parte de nuestra cara muy característica. Se trata de un órgano muy importante por sus funciones respiratorias y olfativas, pero también determina nuestra imagen.

No hay duda de que la nariz es una parte de nuestro rostro muy característica, pues cada persona tiene una distinta. De todos modos, es posible clasificar las diferentes narices en unos pocos grandes grupos. Si quieres reconocer qué tipo de nariz es el tuyo este artículo te será útil.

¿Qué es la nariz?

La nariz se encuentra en medio de nuestra cara y esto no es un hecho casual. Se sitúa en la parte superior de la boca, y es que evolutivamente nos ha servido para analizar la comida justo antes de comerla.

Su función principal siempre fue es determinar si la comida que nos metemos en la boca está en buen estado, si bien además nos permite respirar. Por lo tanto, se trata de un órgano con más de una función vital, y además envía rápidamente información olfativa a nuestro cerebro gracias a sus múltiples terminaciones nerviosas.

Si bien la estructura básica de toda nariz es la misma, sí que existen diferencias notables entre individuos. La forma del tabique o las fosas nasales varía de una persona a otra, siendo de esta forma un elemento que a efectos prácticos da una identidad física diferente para cada persona. ¿Reconocerías a grandes rasgos los diferentes tipos de nariz?

Los 10 principales tipos de nariz ¿Cuál es la tuya?

La nariz, como todos los otros elementos de nuestra cara, moldean nuestra apariencia facial. Dada su peso específico en nuestra imagen general, su impacto en nuestra imagen es significativa. Tanto es así que hay personas que no están del todo satisfechas con ella cuando esta no responde a los cánones de belleza del momento.

Algunas personas llegan a operársela mediante cirugía estética, buscando cambiar la forma para ganar harmonía en su cara. Pero lo cierto es que los diferentes tipos de nariz responden a una herencia evolutiva de la cual no hay que avergonzarse. A continuación vemos las diferentes posibilidades existentes.

1. Nariz respingona

La nariz respingona tiene un puente pronunciado. El tabique es generalmente recto, pero se va curvando de forma ligera a medida que llega a la punta. Muchas personas del Norte de Europa tienen este tipo de nariz, y es que se trata de una adaptación al medio para respirar mejor el aire más frío de estas latitudes. Desafortunadamente muchas personas deciden operársela.

2. Nariz griega

Este tipo de nariz pertenece más bien a poblaciones del sur del mediterráneo. Se trata de un tipo de nariz bastante estándar si tenemos como referencia las facciones propias de la Antigua Grecia; si miramos sus esculturas veremos que muchas personas tenían este tipo de nariz. El puente no presenta curvaturas pronunciadas, y las fosas nasales no son muy marcadas y se percibe proporción en su conjunto.

3. Nariz grande y gruesa

Esta forma de nariz más pronunciada. Se trata de un grupo que aglutina todos aquellos tipos de nariz de gran tamaño. El volumen es lo más llamativo de ellas, pudiendo ser proporcionadas y sin ángulos significativos. Son propias de personas de diferentes partes del mundo, si bien en países como la India hay muchas personas con esta tipología de nariz.

4. Nariz pequeña

Hay personas que, al contrario que en el punto anterior, tienen la nariz muy pequeña. Es frecuente que en la punta tengan una ligera inclinación hacia arriba, aunque no es un rasgo presente en todos los casos. Es habitual, en cambio, que la largada total de la nariz sea más bien corta.

5. Nariz aguileña

El tipo de nariz aguileña es muy característica. Las personas que tienen este órgano con forma aguileña adquieren rasgos pronunciados y las dota de personalidad. A pesar de eso, no todas están satisfechas, y es uno de los casos en los que a veces se acaban operando. Sucede más en el caso de las mujeres.

6. Nariz chata

La nariz chata es muy fácil de identificar. Es más prevalente en poblaciones de raza negra o asiática, y tiene un puente más corto en comparación con las narices caucásicas. Además, las fosas nasales se extienden significativamente hacia los lados, dotando a la persona de un aspecto bastante diferente al de los casos anteriores.

7. Nariz nubia

La nariz nubia pertenece sobre todo a poblaciones del Norte de África. En países como Sudán muchas personas tienen un tabique poco pronunciado pero que a medida que desciende se va ensanchando. La parte de la punta es la que presenta más diámetro con diferencia, y sin duda se trata de un tipo de nariz también bastante reconocible.

8. Nariz desigual

Hay personas con la nariz algo dispareja. El contorno de este tipo de nariz es desigual, existiendo ciertos relieves no presentes en los otros casos anteriores. A menudo la parte final de la nariz presenta una pequeña curvatura que hace que gane algo de volumen en esta parte, si bien es una categoría poco uniforme.

9. Nariz bulbosa

La nariz bulbosa adquiere un notable volumen en la parte más inferior. Tiene como característica principal un agrandamiento en la parte que rodea las fosas nasales, pero esto no significa que estas sean grandes. Se trata de un caso que también es fácilmente reconocible, sobre todo en el caso de los hombres con cierta edad.

10. Nariz asimétrica

Hay personas con el tabique ondulado. Se trata de casos en los que la asimetría que adquiere la cara es evidente, aunque se trate de sutiles desviaciones. A menudo se debe a que la persona ha sufrido un duro traumatismo en algún momento de su vida, siendo frecuente este episodio en la infancia.

Referencias bibliográficas

María Trujillo

María Trujillo

Comunicóloga

María nació en Bogotá en 1988. Es Licenciada en Comunicación Social por la Universidad Santo Tomás y estudió un Máster en Comunicación en la Universidad Autónoma de Coahuila (México). Está especializado en periodismo en el ámbito médico y científico. Empezó su carrera como locutora en radios locales colombiana, extendiendo su carrera profesional radiofónica en México mediante diferentes colaboraciones, incluídos en trabajos de producción. Actualmente es colaboradora de MedSalud.com.