Belleza
| por Carmen Otegui

8 ingredientes cosméticos dañinos que hay que evitar

¿Compruebas cuáles son los ingredientes que contienen de los productos cosméticos que compras?
8 ingredientes cosméticos dañinos que hay que evitar

Muchas personas usan productos cosméticos a diario, pero a veces esto es un peligro. Contrariamente a lo que podríamos pensar, existen productos cosméticos que no cuidan nuestra piel, sino que precisamente pueden dañarla. Y no solamente hablamos de la piel, pues muchos de los ingredientes de estos productos pueden penetrar en nuestro cuerpo.

Sin duda nuestra compra está muy condicionada por el aspecto, el olor, las campañas de márketing y el precio, pero debemos cuestionarnos algo más. Es necesario comprobar si los ingredientes cosméticos de nuestros productos son dañinos para nuestra piel y para nuestra salud general.

8 ingredientes dañinos de los cosméticos que debemos evitar

Se ha ido observando que ciertos ingredientes cosméticos pueden llevar problemas para la salud. Esto no ha sido de un día para otro, pues en ocasiones ha sido necesario que pasaran años para darse cuenta de esta cuestión. En algunos países ya se han prohibido algunos de los ingredientes que veremos.

Desafortunadamente tenemos que pensar que muchos ingredientes provienen del petróleo, y que estas industrias lo que quieren es ganar dinero. La rentabilidad pasa por delante de los potenciales peligros a largo plazo en muchas ocasiones, pero ya han sido detectados los ingredientes cosméticos dañinos que son peores para nuestra piel (y salud)

1. Parafina

La parafina lleva los últimos años en el punto de mira por su toxicidad. Está muy extendida en cremas hidratantes que usamos para hidratar nuestra piel, pero la estamos exponiendo a este peligroso ingrediente. Un producto que no es más que una serie de hidrocarburos combinados que derivan del petróleo y que resultan muy económicos.

Cuando nos ponemos una crema con este producto se crea una capa en nuestra piel que nos da sensación de suavidad, pero esta tersura es peligrosa. Esta capa hace desaparecer la transpiración natural de la piel; tapona los poros y nuestro cuerpo no puede eliminar otras sustancias.

2. Parabenos

Esta sustancia es muy peligrosa por su capacidad de penetración en los tejidos humanos. Se han realizado estudios en los que el 90% de las biopsias que se han hecho en una muestra de pacientes contenían esta sustancia.

Tenemos que pensar que es un ingrediente habitual de cremas, desodorantes y diferentes lociones para la piel. Hay algunos investigadores que apuntan a que los parabenos son responsables de desencadenar algunos cánceres. Se ha visto asimismo que provocan alteraciones hormonales

3. Formaldehído

El formaldehído es otro de los ingredientes cosméticos dañinos destacados. Son potencialmente dañinos para nuestra piel y para nuestra salud en general, y como con las otras sustancias debemos evitar su uso dentro de lo posible.

Los formaldehidos son compuestos volátiles presentes en productos de limpieza y también en cosméticos como esmaltes de uñas, desodorantes, geles, champús, dentífricos o maquillaje. En 2004 la Organización Mundial de la Salud (OMS) lo declaró oficialmente un producto cancerígeno.

4. Ftalatos

Los Ftalatos se utilizan básicamente en disolventes y en suavizantes. Si bien ahora ya se está controlando mucho más que no se usen, se recorrió a los ftalatos para sustituir a los formaldehidos en productos como la laca de productos para las uñas.

Son sustancias muy tóxicos y hay mucha evidencia científica de su relación con el cáncer y la disrupción del sistema hormonal, además de poder comportar problemas de reproducción, daños en el ADN y malformaciones fetales.

5. Polietilenglicoles (PEG)

Los Polietilenglicoles, también conocidos como PEG, son sustancias que se usan como emulsionantes. Son otro tipo de ingrediente cosmético dañino para nuestra piel porque son tóxicos y peligrosos, a pesar de la cosmética industrial sigue usándolo.

Su efecto sobre nuestro organismo es más bien indirecto por su gran poder de penetración. Destaca el Sodium Laureth Sulfate (SLS), el cual se ha visto que se acumula en tejidos de órganos vitales como el cerebro, el corazón, el hígado o los riñones.

6. Dietanolamina

Las dietanolaminas son sustancias peligrosas que se encuentran en productos jabonosos. Se utilizan mucho para que los productos cosméticos puedan tener una textura cremosa o esponjosa, destacan los compuestos que se conocen como DEA, MEA Y TEA,.

Uno de los efectos más dañinos se asocia con el retraso del crecimiento del cabello. Además, a pesar de que el riesgo no sería muy alto, existen estudios que los han vinculado con la aparición del cáncer.

7. Metales pesados

Muchos metales pesados como el plomo o el aluminio se usan en la industria cosmética. Se trata de ingredientes cosméticos dañinos para nuestra piel, pero a pesar de eso se utilizan mucho en productos como desodorantes (en el caso del aluminio) o barras de labios (en el caso del plomo).

Los metales pesados son sustancias que tienen muchas contraindicaciones. Destacan su capacidad disruptora del sistema hormonal y su liposolubilidad, es decir, su capacidad de asociarse en los tejidos grasos. Esto significa que este tipo de metales pueden quedarse dentro de la grasa de nuestro cuerpo sin que podamos eliminarlos.

8. Amoniaco

El amoníaco no es tan tóxico como otros productos de la lista pero sí peligroso. Sobre todo se usa para productos de peluquería. Se utiliza para tintes permanentes en los que la sustancia puede penetrar hasta las raíces del cabello y el cuero cabelludo.

En concentraciones elevadas es una sustancia que puede producir problemas si la inhalamos. La irritación de garganta, la inflamación pulmonar y daños en las vías respiratorias o la irritación en los ojos son los ejemplos más conocidos. Además puede producir irritación, quemaduras y ampollas en la piel y problemas en el cuero cabelludo.

Referencias bibliográficas

Carmen Otegui

Nutricionista

Carmen nació en Madrid en 1992 y es Graduada en Nutrición Humana y Dietética por la Universidad Autónoma de Madrid. Su pasión por la buena alimentación y la divulgación la ha llevado a colaborar con medios que se preocupan por la salud y el bienestar de las personas. Tiene experiencia como nutricionista en diversos hospitales y centros geriátricos. Actualmente es colaboradora de MedSalud.com.