Belleza
| por María Trujillo

10 desodorantes caseros (y cómo prepararlos en casa)

Existen muchas opciones para nuestras axilas más allá de los desodorantes convencionales.
Desodorantes caseros

Cada vez hay más información sobre algunos ingredientes nocivos de los desodorantes. Los encontramos en el mercado en forma de spray o roll on, y los consumimos desde de hace décadas porque son muy prácticos.

No obstante su composición muchas veces no es la más adecuada para nuestra piel, y son muchos los casos de sustancias que están en tela de juicio. Por esta razón, en este artículo se va a hablar de desodorantes caseros y cómo prepararlos en casa.

10 desodorantes caseros y cómo prepararlos en casa

Es sorprendente la desinformación que hay acerca de los desodorantes caseros. En general, son muchos remedios naturales que pueden cuidar la salud y promover la higiene personal, pero en muchas ocasiones los desconocemos.

Este es un perfecto ejemplo de ello. Existen muchas posibilidades para poder beneficiarse de desodorantes caseros, los cuales solamente hay que conocer. En ocasiones hay que saber cómo prepararlos en casa, siendo necesario algún tipo de paso previo respecto su aplicación.

1. Aloe vera

La aloe vera es una planta con excelentes propiedades de diversa índole. Una de ellas es su cuidado de la piel en el sentido más amplio, siendo útil como desodorante casero.

Es un gran recurso para las personas que tengan la piel sensible, y basta con cortar un tallo de la planta y aplicar directamente su gel interior en las axilas. Esto permite mantener la piel hidratada y sana, así como evitar la sudoración.

2. Limón

El limón es un cítrico con multitud de propiedades y beneficios para el cuerpo. Muchas de sus ventajas las obtenemos al consumirlo, pero aplicarlo a la piel también aporta muchas bondades para este órgano.

La ventaja principal del limón es que es un buen bactericida, pero tiene el inconveniente de que puede llegar a irritar la piel y de que no evitar la sudoración. Para las personas que quieran tener más en cuenta este punto es recomendable otro desodorante casero de la lista, como por ejemplo la piedra de alumbre.

3. Piedra de alumbre

Uno de los usos más conocidos de la piedra de alumbre es justamente la de desodorante natural. Para aprovecharse de sus beneficios no hay que hacer ningún tipo de preparación especial; solamente hay que pasar directamente un trozo de este mineral por la axila habiéndolo mojado un poco con agua previamente.

Sus propiedades antisépticas y astringentes hacen de este desodorante casero una de las opciones preferentes. Además tiene una alta duración y no emite ningún tipo de olor.

4. Desodorante a base de aceite de jojoba

El aceite de jojoba es muy útil para cuidar la piel y el cabello. Es así muy útil para preparar un desodorante en el que este aceite es su ingrediente principal.

Para preparar este desodorante es necesario disponer también de bicarbonato y cualquier aceite esencial. Se pone el aceite de jojoba al fuego y cuando esté caliente se añade una cucharada de bicarbonato. Luego se pone en un frasco y se añaden unas gotas de aceite esencial. Luego se mezcla, se deja reposar, y ya se dispone de un desodorante casero.

5. Bicarbonato

El bicarbonato es uno de los desodorantes caseros más efectivos. De hecho existen múltiples preparaciones de desodorantes que se pueden preparar en casa que utilizan el bicarbonato como uno de sus ingredientes principales.

La principal ventaja es que es muy eficiente en términos de transpiración, pero también tiene desventajas. Una es que puede llegar a causar irritaciones en pieles sensibles, y la otra es que es posible que manche un poco la ropa.

6. Aguas florales

Las aguas florales o hidrolatos son una alternativa muy buena como desodorantes naturales. Se trata de soluciones acuosas que refrescan la piel y el ánimo, y que sirven para personas que no transpiran suficientemente.

Algunas de las más populares son el agua de jazmín y el agua de lavanda, pero existen muchas alternativas de hidrolatos que se elaboran a partir de flores. No irritan la piel y no manchan la ropa, pero deben aplicarse varias veces al día.

7. Vinagre

El vinagre es otra opción a la hora de recurrir a un desodorante casero. Este producto tiene muchos usos, desde alimentario a producto de limpieza, pero también tiene muchas propiedades y beneficios para la piel.

Destacan sus propiedades antibacterianas, y es que el pH del vinagre ayuda a eliminar bacterias de la piel que son responsables de los malos olores. Además tiene un fuerte olor, lo cual puede servir para camuflar malos olores corporales, pero desafortunadamente no es delicado y puede resultar demasiado fuerte.

8. Aceite de coco

El aceite de coco tiene muchas propiedades y beneficios para la piel y el cabello. Además es un excelente desodorante casero, si bien resulta aún mejor mezclado con una cucharadita de bicarbonato y una de almidón.

De este modo se obtiene una crema que es muy efectiva como desodorante casero. Permite reducir la transpiración, si bien puede llegar a manchar un poco la ropa. Es recomendable solamente poner una fina capa en la axila.

9. Aceite esencial del árbol del té

Los aceites esenciales son muy interesantes a la hora de preparar en casa un desodorante casero. Representan un ingrediente muy recomendable para dar una agradable fragancia a la mezcla, además de aportar cuidado de la piel.

Pero de todos los aceites esenciales, el más adecuado como desodorante casero es el aceite esencial del árbol del té. Este tipo de aceite tiene propiedades bactericidas, y resulta muy efectivo para mitigar malos olores. Eso sí, es importante no aplicar grandes cantidades, pues hay pieles que pueden ser algo sensibles a este aceite esencial.

10. Óxido de zinc

El zinc es un mineral con muchas propiedades y beneficios para el cuerpo humano. Destaca por ser un micronutriente muy necesario para el metabolismo del cuerpo, pero también tiene propiedades sobre la piel.

En este caso en particular, aplicar un poco de óxido de zinc en las axilas puede ser una buena solución como desodorante casero. Es un metal que no es disruptor hormonal como sí lo es el aluminio, tan presente en los desodorante convencionales.

Referencias bibliográficas

María Trujillo

Comunicóloga

María nació en Bogotá en 1988. Es Licenciada en Comunicación Social por la Universidad Santo Tomás y estudió un Máster en Comunicación en la Universidad Autónoma de Coahuila (México). Empezó su carrera como locutora en radios locales colombiana, extendiendo su carrera profesional radiofónica en México mediante diferentes colaboraciones, incluídos en trabajos de producción. Actualmente es colaboradora de MedSalud.com.